Con esta tira, damos comienzo al Especial Saló del Còmic 2014. Hasta ayer mismo, mis Concienciadores y yo hemos estado paseando por el Salón repartiendo tiras inéditas en papel. Esas tiras van a salir publicadas esta semana. Todas ellas. A una por día.

Pero eso no es lo mejor.

Cada tira en papel tenía una palabra clave. Para cada tira, la palabra clave es distinta. Esas palabras, obviamente, no las vais a encontrar en la versión digital. Pero si la tenéis en papel, y la veis publicada, y sois los primeros en comentar la palabra clave de alguna de las próximas cinco tiras… SALDRÉIS EN A CONCIENCIA.

Pero recordad que sólo tenéis veinticuatro horas para cada palabra clave. ¡No dejéis escapar la oportunidad!

 

 

(que es exactamente lo que le ha pasado a Adrián en este Saló del Còmic).

↓ Transcript
Adrián ha acudido a visitar el Saló del Còmic de Barcelona. Rodeado de fanáticos de los cómics, cosplayers, fotógrafos y vete a saber si por ahí al fondo estará Stan Lee, lo vemos caminar con determinación hacia un stand en concreto.

"Muy bien, Adrián", piensa. "Ojos en el objetivo. Vienes sólo a comprarle a tu padre un cómic para su cumple. No vas a comprar nada más".

Sobre la viñeta, manteniendo el equilibrio de forma impecable sobre un solo pie en la Postura del Árbol de yoga (pero antes de levantar ambas manos por encima de su cabeza), vemos al Adrián Bueno esforzándose por mantener el control, la templanza y la fuerza de voluntad de su humano. Un humano que, justo en ese momento, ve un casco de Darth Vader en edición coleccionista en un stand... momento en el que el Adrián Bueno pierde pie.

En la última viñeta, el Adrián Bueno ya se ha caído de boca contra el suelo y tiene toda la cara de no saber qué acaba de pasar. El Adrián Malo se le acerca, manos a la espalda, e inclinando la cabeza hacia su hermano, pregunta:
-Entonces... ¿si yo llego cinco minutos tarde ya pierdes tú solo, o cómo va esto?

Abajo, en el plano humano, vemos a Guillermo, el padre de Adrián, jugando a videojuegos cuando oye entrar a su hijo por la puerta:
-Hola, hi... -empieza a decir, antes de verlo.
Pero entonces lo ve: tres bolsas a reventar de cómics en la mano derecha, una bolsa muy abultada en la mano izquierda, casco del Capitán América en cabeza y Bobba Fett de tamaño natural debajo del brazo derecho.
-¡¡¡YA LO SÉ, SOY DÉBIL!!!- brama Adrián ofreciéndole la bolsa de su mano izquierda-. ¡Feliz cumpleaños! ¡Es un casco de Darth Vader! ¡No preguntes!