Y es que ¿qué mejor manera hay de conquistar el terreno de tu enemigo que conquistar al enemigo en persona?

↓ Transcript
Es de noche. Adrián, sentado en su mesa, subraya aburrido sus apuntes bajo la luz del flexo de su escritorio, con una taza de café humeando a su lado. Sobre la viñeta vemos a las Conciencias: Bueno camina hacia la izquierda, libros bajo un brazo y una cafetera humeante en la mano libre, y se vuelve hacia su hermano para decirle "Menos mal que habrá recuperación. Esta noche, Adrián va a estudiar sí o sí, ¿entendido?". Malo, que camina hacia la derecha (en dirección a la segunda y última viñeta), lleva un bol de palomitas en una mano y, mientras se despide con la otra, responde "Sin problema, hoy tengo noche de series, no me voy a interponer".

En la última viñeta, Adrián ya no está estudiando, sino sentado en el sofá viendo la tele y comiendo palomitas; sentadas en el borde superior de la viñeta están las dos Conciencias, mirando hacia la tele de Adrián. Bueno coge una palomita del bol y, con gesto de frustración, proclama "Cabrón". La sonrisa de Malo revela que está totalmente de acuerdo con su hermano.