Volvemos a las tiras normales, damas y caballeros, y recuperamos las clásicas partidas de ajedrez de los Adrianes. Que no pierdan sus sanas costumbres. No penséis que se me ha olvidado el concurso, ¿eh? Ya estoy contactando con los cinco ganadores para conseguir sus fotos y que me cuenten algún rasgo característico que me ayude a convertirlos en personajes de A Conciencia. Sus apariciones estelares, por tanto, aún tardarán un poquito… ¡pero llegarán!

↓ Transcript
Los Adrianes vuelven a estar sentados ante la mesa de ajedrez de la primera tira. Bueno alarga su mano y avanza uno de sus peones:

-Peón a Caballo seis -anuncia.
-Agua -responde Malo.

Bueno permanece pensativo, meditando su siguiente jugada en base a las posibles reacciones de su hermano, antes de darse cuenta de lo que éste acaba de decir. Entonces, saliendo de su cadena de pensamientos, levanta la cabeza con una mirada de confusión.

-... perdona, ¿qué...?

Lo siguiente que vemos (así de rápido ha pasado) es a Bueno con un cubo de agua en la cabeza, ante la sonrisa bastarda de satisfacción de Malo. Mientras el agua del cubo cae en cascada hacia el suelo chorreando por todo su cuerpo, Bueno levanta un dedo y dice:

-¿Sabes? Si no quieres jugar, puedes decirlo.