La hora de la verdad, damas y caballeros. El misterio de la bala con nombre acaba de quedar resuelto.

Y no podéis negar que Adrián ha sido sincero con su padre, ¿eh?

↓ Transcript
"Vale, pues ahora que sabemos esto... lo de la amenaza de muerte queda explicado de golpe" intenta decir el Adrián Bueno en off.
"¡Calla y dale al play!" le interrumpe su hermano.
"Perdón".

Play.

Continuamos con la historia justo donde nos habíamos quedado: Adrián, zapatos en mano, se acerca sigilosamente a la salita, de donde provienen los gritos, tratando de averiguar de qué se trata.
-Así que no vienes, ¿eh? -gruñe la voz-. Ahora verás de lo que te va a servir...
Lo que Adrián ve le sorprende, en primera instancia. Pero luego esboza una sonrisa de cómoda resignación: nada que no haya visto antes.
-¡¡¡BOOM!!! ¡HEADSHOT, BITCH! -grita la voz-. ¡Que yo soy francotirador! Vía libre, El_DeStRoYeR. La bandera es toda tuya. ¡Vamos ganando de paliza!
Adrián entra en la salita, donde su padre sostiene ferozmente el mando de la consola.
-Hola, papá -le saluda.
-Te he comprado un videojujego -responde su padre sin apartar los ojos de la pantalla.
-Ya lo veo, ya.
-Por las notas.
-Gracias, papá -y se sienta junto a su padre.
-Tiene para jugar online... un momento... -Guillermo empieza a machacar botones y a berrear por el micrófono- ¡¡¡MUERE, PUTA, MUERE!!!
-Es genial, papá, gracias. Oye... -pregunta entonces-, ¿tiene también para dos jugadores?
Resulta difícil interpretar la expresión de la cara de Guillermo al oír estas palabras de su hijo. El hijo que le ha dejado tirado toda la noche, ahora viene preguntando si pueden jugar dos. Sin dudarlo ni un segundo, Guillermo pulsa el botón "Start" del mando, abriendo el menú de pausa (algo harto inútil en un juego online, pero bueno, él lo sigue intentando).
-Equipo, me retiro -anuncia entonces por su micrófono esbozando media sonrisa-. Ha llegado mi hijo, paso a multijugador local. Micky_79 tiene el mejor ratio muertes-por-disparo, se queda al mando. Reketeshulon_96, no te lo quiero tener que repetir: a la cama, que se enfadan los Lunnis. Corto y cierto.
Y se quita los auriculares mientras su hijo coge el segundo mando. Y allí quedan los dos, sentados en el sofá, ante la pantalla de inicio del juego (en la que se ve seleccionada la opción "Dos jugadores".
-¿Te pregunto por el ojo morado? -pregunta Guillermo.
-Nah, déjalo.
-Ok. ¿Quieres ser tú el francotirador?
-Venga, total, el ojo cerrado para la mira ya lo traigo de serie.
-¿Cómo ha quedado el otro?
-Como para fregar el suelo con él.
-Ese es mi chico.