Me estaba reservando esta carta. Hasta ahora hemos visto las Conciencias de Adrián, de la señora del servicio técnico que me atendió, del Autor, y (claro está) de Samu, sin contar a los vecinos de Adrián; pero de todos ellos, Samu era el único de cuyo humano aún no os había enseñado la cara.

Dado que además sus Conciencias eran físicamente tan distintas, he querido jugar un poco al despiste: ¿qué aspecto tendría el Samu humano? ¿Sería robusto y de cara redonda, como su Mala Conciencia? ¿Delgado y demacrado, como su Buena Conciencia? ¿O ninguna de las dos?

Pues bien, hoy por fin entra en escena el Samu Humano.

 

 

 

Lo que pasa es que soy un cabrón, y claro…

↓ Transcript
"Y entonces", explica el Adrián Bueno en off.

No vemos nada. Se escucha una serie de voces distantes intercalándose:

-Se ha desmayado ahí en medio... -murmura una voz lejana.
-Venía solo, no sabíamos qué hacer con él... -expone otra, un poco más cercana.

"Cuando ya no le quede nada", prosigue Bueno.

-Y lo habéis sacado a la calle, claro -replica una voz algo más clara, quizás más familiar.
-Para que le diera el aire, o algo...

La luz empieza a entrar en la escena. Lo estamos viendo todo a través de unos párpados entreabiertos. Visión borrosa, pero ante nosotros tenemos un par de ojos mirándonos fijamente.

-Mira, nosotros ni siquiera íbamos con él...
-A mí se ha pasado toda la noche dándome codazos...

"Mandamos a los refuerzos", concluye Bueno.

-No os preocupéis, es colega mío -dice la voz familiar-. Ya me quedo yo con él.

La persona a través de cuyos ojos lo estamos viendo todo logra aclarar su visión, justo a tiempo para escuchar a su amigo decirle:

-¡Hey, el Gran Adrián! ¿Cómo vas, chaval?

Y aquí lo tenemos. Samu, el humano de las Conciencias amigas de las de Adrián. Con su pelo alborotado y su...

... y su Mala Conciencia, enorme y monumental, que se levanta de pronto de entre el público y nos tapa la viñeta casi entera:

-¡Eh, si es nuestro humano! -proclama con entusiasmo; una Buena Conciencia le chista, pero no consigue hacerle callar-. ¡Si sale en el cómic, y todo!

Y así es como nos quedamos sin verle la cara a Samu. La semana que viene será.